¿Qué son las propiedades inmobiliarias?

Spread the love

El término “bienes raíces” se refiere a la tierra y todo lo que se le atribuye. Los bienes raíces también se denominan bienes inmuebles.

La propiedad inmobiliaria es la tierra y todo lo que esté adherido permanentemente a ella, como edificios, casas, vallas y árboles. Los bienes raíces también se conocen como bienes inmuebles.

Lo que se considera “adjunto permanentemente” a los bienes raíces a menudo depende de las regulaciones locales, estatales y federales y de lo que se cita específicamente en el acuerdo de venta de una propiedad.

DOF - Diario Oficial de la Federación

Los bienes raíces y los bienes inmuebles no son lo mismo que los bienes muebles o propiedad personal.

La propiedad personal se refiere a la propiedad que se puede mover. Los electrodomésticos como lavadoras y secadoras se pueden comprar o vender con una casa, pero no se consideran parte de la propiedad.

Asimismo, los derechos sobre los minerales que se encuentran debajo de la tierra pueden venderse por separado de la tierra misma.

Ya sea que estés apegado a los electrodomésticos de acero inoxidable del propietario o quieras buscar oro en su nuevo patio trasero, es importante incluir esos detalles por escrito al comprar o vender bienes raíces.

¿Cuáles son los tipos de bienes raíces?

Hay tres tipos principales de bienes inmuebles físicos tradicionales.

Los bienes raíces residenciales se refieren a una propiedad donde las personas pueden residir o quedarse, incluidas casas unifamiliares, apartamentos, condominios y casas de vacaciones.

Los inversores en bienes raíces residenciales al cobrar el alquiler a sus inquilinos o vendiendo una propiedad que ha aumentado de valor, llegan a generar interesantes ingresos con el tiempo.

Los bienes raíces comerciales son un edificio o propiedad donde se realizan negocios, piense en centros comerciales, almacenes y edificios de oficinas.

Los bienes raíces comerciales pueden incluir bienes raíces industriales (donde se fabrican y alojan bienes, como fábricas) y bienes raíces minoristas (donde se venden bienes o servicios, como centros comerciales).

Los propietarios de bienes raíces comerciales también ganan dinero al cobrar el alquiler de los inquilinos y de posibles aumentos en el valor de la propiedad que generan ganancias cuando se venden.

La tierra cruda puede comprarse y venderse tal cual o puede desarrollarse.

Invertir en terrenos crudos puede ser complicado y conlleva más riesgos que invertir en edificios existentes.

A menudo, no hay forma de que la tierra en bruto genere ingresos a menos que construyas sobre ella, arriendes su uso o la uses para fines agrícolas.

En este punto, una de las mejores formas de iniciarse en el mundo de las inversiones en los bienes raíces con un inmueble que te pueda generar ganancias es el comprar y a su vez arrendar una propiedad.

Qué inversiones recomiendan los fondos locales para arrancar un 2019  electoral | El Cronista

Para sumergir la punta del pie en las aguas inmobiliarias, lo puedes hacer al alquilar parte de tu casa a través de un sitio como Airbnb, por ejemplo.

En este tipo de tratos no es necesario que firmes un contrato con un inquilino a largo plazo, los posibles inquilinos son al menos algo preevaluados por Airbnb, y la garantía de hospedaje de la compañía brinda protección contra daños.

Alquilar una habitación se siente mucho más accesible que el elegante concepto de inversión inmobiliaria. Si tiene una habitación libre, puedes alquilarla.

Obviamente, existen muchas otras formas de continuar con este tipo de inversión, incluso puedes pensar en incursionar en realizar inversiones seguras en dólares.

Independientemente de dónde comiences, lo importante es profundizar de a poco cómo funciona esta forma de invertir y a la larga, conseguir diversificar tus inversiones.