La vida a través de los rusos

Spread the love

Mi primer libro favorito fue de un ruso.

No cualquier ruso, como cualquier inexperta en la literatura del mundo, empecé a leer lo que había escuchado en lugares comunes, a veces en programas de tv, a veces en programas de radio, lo que escuchaba que decían los adultos al rededor de mí, etc., por lo que mi primer experiencia literaria con Rusia fue a través de Fiodor M. Dostoievski.

Dostoievski, como algunos ya sabrán, se especializó en crear relatos que, si bien eran un tanto crueles, reflejaban de una manera bastante precisa la vida en la Rusia del siglo XIX, no solamente en las frías calles de diferentes ciudades, sino también la vida espiritual y filosófica de cada uno de sus personajes.

Empecé con Crimen y Castigo, el clásico que, sin saberlo cuando lo compré, cambiaría mi vida y la forma en que la percibo. No negaré que la primera vez que lo leí tuve algunos problemas entendiendo ciertos conceptos tanto por la definición como por las implicaciones del mismo concepto.

Después de Crimen y Castigo, otros relatos como El Jugador, Humillados y Ofendidos, Los Hermanos Karamazov y El sueño de un hombre ridículo me llamaron lentamente hasta mirar al mundo a través de los ojos del realismo ruso.