La epilepsia … ¿qué es y cómo detectarla?

Spread the love

Ante la presencia de convulsiones frecuentes podemos estar ante la presencia de una epilepsia

La mayoría de las convulsiones no tienen un efecto duradero en el cerebro o el cuerpo, pero una pérdida de conciencia puede provocar caídas y lesiones, especialmente si la persona afectada está conduciendo, bañándose, cocinando o haciendo otras actividades potencialmente peligrosas.

Las convulsiones que duran más de 5-10 minutos se llaman estado epiléptico y requieren atención médica inmediata.

Las convulsiones prolongadas, de más de 30 minutos, pueden aumentar el riesgo de daño permanente y, en algunos casos, pueden ser fatales.

https://mundo.culturizando.com/todo-lo-que-debes-saber-sobre-la/

Algo importante a resaltar es que no todas las convulsiones se consideran epilepsia.

Los que se deben a afecciones temporales como fiebre alta en un bebé, meningitis aguda o encefalitis, o abstinencia de alcohol o drogas no se consideran convulsiones no provocadas.

Del mismo modo, no todos los síntomas que parecen ataques se deben a cambios en la actividad eléctrica del cerebro.

Los desmayos, los dolores de cabeza por migraña, la narcolepsia, el consumo de drogas, las enfermedades mentales y una variedad de otras afecciones que alteran temporalmente la conciencia o la percepción pueden producir algunos de los mismos síntomas.

Entonces, es importante identificar si esa serie de convulsiones se asocia aun epilepsia y para ello se realizan diversos diagnósticos cuando alguien tiene 2 o más convulsiones no provocadas con al menos 24 horas de diferencia.

Cómo tratar las convulsiones

Cualquier afección del cerebro tiene el potencial de causar epilepsia.

Esto incluye traumatismo craneoencefálico, desarrollo cerebral anormal, falta de oxígeno durante el parto, tumores cerebrales, accidentes cerebrovasculares, enfermedad cerebrovascular, toxinas como envenenamiento por plomo, infecciones, enfermedades neurológicas como la enfermedad de Alzheimer y trastornos metabólicos.

Algunas formas de epilepsia se presentan en familias y están relacionadas con defectos genéticos, sin embargo, casi dos tercios de los casos de epilepsia no tienen una causa subyacente identificada.

Las convulsiones epilépticas se pueden clasificar como focales o generalizadas:

  • Las convulsiones focales se originan en una sola ubicación en el cerebro
  • Las convulsiones generalizadas involucran ambos lados del cerebro
Vista de Epilepsia del lóbulo temporal: una revisión de tema sobre ...

Algunas convulsiones pueden comenzar como convulsiones focales y luego generalizarse secundariamente. Alrededor del 60% de las personas con epilepsia tienen convulsiones focales.

Las pruebas de laboratorio y no de laboratorio se utilizan para diagnosticar y controlar la epilepsia, para determinar qué tipo de convulsiones tiene una persona, para identificar afecciones subyacentes como toxinas, infecciones, abstinencia de drogas o alcohol, fiebre (en un niño), o diabetes que puede estar causando convulsiones, y para distinguir la epilepsia de afecciones como desmayos o derrames cerebrales que pueden causar algunos de los mismos síntomas.

Entre las pruebas de no laboratorio te tienen:

  • Electroencefalograma (EEG): la herramienta de diagnóstico principal para la epilepsia. Se utiliza para evaluar la actividad eléctrica del cerebro e identificar cambios en los patrones de ondas cerebrales.
  • Tomografía computarizada (TC): identifica anomalías de la estructura cerebral y tumores
  • Imagen de resonancia magnética (IRM): también identifica anormalidades cerebrales
  • Tomografía por emisión de positrones (PET): el material radioactivo se usa para observar áreas activas del cerebro
  • Tomografía computarizada por emisión de fotón único (SPECT): el material radioactivo se utiliza para identificar la región del cerebro donde se originan las convulsiones cuando no está claro en otras exploraciones
Tomografía Computarizada (TC)