¿Cómo prepararte para los exámenes de ingreso a la universidad?

Las pruebas de admisión a una universidad son, en muchos aspectos, más importantes que la graduación, ya que el resultado depende posiblemente de qué dirección tomará tu vida.

Si bien habrá que preparar un examen, este no suele ser igual a los que estas acostumbrado.

Por ejemplo en México tenemos el examen de ingreso a la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México), al IPN (Instituto Politécnico Nacional) y a la UAM (Universidad Autónoma Metropolitana).

Estas instituciones en particular diseñan y aplican su propio examen de admisión institucional en donde publican las convocatorias correspondientes anualmente.

El resto de las universidades se apoyan en el recurso de los exámenes del CENEVAL a través del EXANI II para las universidades públicas y el College Board en el caso de la universidades particulares.

Todos estos exámenes tienen sus propias particularidades que si bien permiten examinar los conocimientos de sus postulantes, tienden a diferenciarse en profundidad, particularmente en las áreas donde deseas estudiar.

No será lo mismo presentar un examen para la UNAM si deseas estudiar medicina o si deseas estudiar Arquitectura, como tampoco lo será si aplicas para el IPN y así sucesivamente, por lo que es recomendable valerse del curso UNAM 2020.

Por ello, te preguntarás ¿Cómo me preparo lo mejor posible? Y para ello, aquí algunos tips:

1) Consigue la guía correspondiente e investiga a dónde debes ir

Como cualquier proyecto importante, esto sería suficiente para comenzar a reunir información relevante sobre la naturaleza y el contenido de los exámenes de ingreso.

Resultado de imagen para guía de examen

Es ideal para resolver algunos exámenes de práctica prepararte con las guías para tener una idea del perfil del candidato y también averiguar cuántos conocimientos tienes para presentar los exámenes de ingreso.

Debes tener también una idea de los requisitos que debes cubrir (puntos a obtener en el examen de acuerdo a la carrera que deseas, si tienes el perfil del área correspondiente, conocimientos de idiomas, etc).

Al igual que debes hacer tu cronograma para realizar tus trámites de acuerdo a la convocatoria correspondiente.

2) Conoce las ventajas de prepararte con asesores especializados

También es apropiado hacer un balance de la posibilidad de preparación que tienes, así como los cursos especiales que te ofrezca tu escuela actual.

Recuerda que te estarás preparando para un examen exigente, de conocimientos generales y bajo ciertas reglas de aplicación.

Por lo tanto necesitas no solo saber de los temas que vienen en la guía, sino también de aplicar una estrategia (tanto de estudio como a la hora de aplicar el examen) que te permita cubrir todos los temas y contestar el examen en su totalidad.

Es aquí donde opciones como UNITIPS te ofrecen todo un curso especializado para estudiar concretamente el examen que aplicarás.

Vale la pena que lo valores y estamos seguros que te será una herramienta de mucha ayuda.

3) Establecer prioridades y planificar en consecuencia

Un factor clave es la prioridad (qué exámenes de ingreso son importantes para ti y partir de más a menos) y un plan de capacitación (cuánto tiempo dedicarás a la práctica, que incorporarás en el curso preparatorio, los tiempos …).

Resultado de imagen para método de estudio para universidad

Las estimaciones de las demandas de tiempo son lo suficientemente complicadas, no hay nada extraño que parte del entrenamiento tome dos o tres veces más tiempo que al que sueles dedicarle a un examen de asignatura.

Es por ello que vale la pena acercarte a quienes conocen de cerca el proceso para que te ayuden a planificar tu aprendizaje y a prepararte en consecuencia.

Cómo dormir mejor en verano

Si bien el verano es una linda época puede causar sueño interrumpido por el calor que pueda generar a la hora de dormir,

Con algunos ajustes simples a la configuración y la rutina de tu sueño es posible hacer una gran diferencia. Veamos algunas sugerencias:

1) Adquiere el colchón adecuado

¿Cuándo compraste tu colchón? Si fue hace más de cinco años dale una palmadita, pronto. Si es grumoso, flojo o puede sentir una primavera sobresaliente, podría ser el culpable de tu sueño molesto.

Un colchón de buena calidad te durará diez años si lo tratas bien. Antes de comprar, pregúntate:

¿Es firme? Asegúrate de probarlo: cualquier cosa demasiado rígida puede evitar que tu columna mantenga su curva.

Resultado de imagen para colchones y espalda

¿Contiene materiales refrigerantes? Busca un colchón que tenga fibras naturales como el lino y el algodón ambos proporcionan un efecto refrescante.

2) Busca utilizar un ventilador

El aire que circula por los conductos de aire acondicionado puede contaminarse y si estás sentado en el aire acondicionado de 9 a 5, el aire fresco después de las horas es imperativo.

Resultado de imagen para tipos de ventiladores

Un ventilador es la opción más saludable para un enfriamiento instantáneo, sin mencionar que es más relajante.

¡Coloca un tazón de hielo frente a él para crear una niebla helada!

3) Reconsidera tu paleta de colores

Llenar tu habitación con detalles en naranja y rojo es una forma segura de sentir el calor. Los colores suaves son calmantes y refrescantes.

Tenga en cuenta los azules, verdes, grises y neutrales al elegir obras de arte y colores para tu ropa de cama, alfombras, paredes, cortinas y persianas.

4) Compra una talla más para tu pijama

Las prendas sueltas de lino y algodón absorben el sudor de tu cuerpo y en realidad son una opción más fresca que dormir desnudos.

Resultado de imagen para pijamas

5) Cambia tus sábanas inmediatamente

Las portadas más geniales incluyen:

  • Bambú: uno de los materiales más transpirables y absorbentes que puedes comprar
  • 100% lino: a diferencia del bambú, el lino es ecológico y amable con tu piel
  • 100% algodón: si no le gusta la textura de la ropa de cama de bambú o lino, el algodón sigue siendo una excelente opción. Sin embargo, siempre lee la etiqueta porque muchas veces las sábanas de algodón son en realidad láminas combinadas con microfibra y poliéster.

6) Elige cerezas para el postre

Las deliciosas bayas de verano están llenas de melatonina, la hormona responsable de regular el sueño.

7) Invierte en una almohada refrescante

¡Ahora existe una almohada de espuma viscoelástica con una capa de gel refrescante, por lo que puedes despedirte de los ojos hinchados y el sudor de la espalda!

La espuma viscoelástica se amolda a la cabeza y el cuello para que estés apoyada y aliviada al mismo tiempo.

8) Despeja el desorden del piso

¿Tienes montones de cosas debajo de tu cama? Puede estar fuera de la vista, pero no está fuera de la mente.

Dormir encima de la basura puede afectar negativamente tu energía, mientras que un espacio despejado promueve un sueño más tranquilo.

Deje tu teléfono y computadora desconectados y fuera de la habitación también. Sus luces no solo afectan la producción de melatonina, sino que también irradian calor, haciendo que las noches sudorosas sean aún más pegajosas.

Aspirar al menos una vez a la semana es imprescindible para eliminar la acumulación de polvo difícil de ver en tu habitación.

9) Acuéstate y no corras las cortinas.

El aire caliente sube, así que cuanto más cerca estés del suelo, más fresco estarás. Cuando se trata de renovar o encontrar el lugar perfecto para dormir, elige el nivel más bajo de la casa para tu dormitorio, en el lado que reciba menos sol y mantenga las ventanas y persianas cerradas durante todo el día.

El resto de la casa puede ser una caja de sudor antes de acostarse, ¡pero tu santuario para dormir estará totalmente tranquilo!

La vida a través de los rusos

Mi primer libro favorito fue de un ruso.

No cualquier ruso, como cualquier inexperta en la literatura del mundo, empecé a leer lo que había escuchado en lugares comunes, a veces en programas de tv, a veces en programas de radio, lo que escuchaba que decían los adultos al rededor de mí, etc., por lo que mi primer experiencia literaria con Rusia fue a través de Fiodor M. Dostoievski.

Dostoievski, como algunos ya sabrán, se especializó en crear relatos que, si bien eran un tanto crueles, reflejaban de una manera bastante precisa la vida en la Rusia del siglo XIX, no solamente en las frías calles de diferentes ciudades, sino también la vida espiritual y filosófica de cada uno de sus personajes.

Empecé con Crimen y Castigo, el clásico que, sin saberlo cuando lo compré, cambiaría mi vida y la forma en que la percibo. No negaré que la primera vez que lo leí tuve algunos problemas entendiendo ciertos conceptos tanto por la definición como por las implicaciones del mismo concepto.

Después de Crimen y Castigo, otros relatos como El Jugador, Humillados y Ofendidos, Los Hermanos Karamazov y El sueño de un hombre ridículo me llamaron lentamente hasta mirar al mundo a través de los ojos del realismo ruso.